¡MI PRINCIPAL OBJETIVO, LA SALUD!


El 50% del alumnado en edad escolar tiene o ha tenido en algún momento dolor de espalda. En la escuela podemos, y debemos, contribuir en la prevención de este tipo de dolencias. Para mí no hay nada tan importante como la salud de mi alumnado y en esta línea va mi trabajo.

Y PARA TI, ¿QUÉ ES LO IMPORTANTE?



En la escuela no busco campeones/as. Prefiero que mis alumnos/as sonrían por el simple hecho de poder participar en eventos deportivos, independientemente de su nivel de competencia. Ayudarles en la conquista de hábitos saludables y en la autogestión de su propia actividad física son los objetivos que persigo año tras año.

¡No me interesan las copas ni las medallas, sí verlos/as felices y activos/as! (Juanjo Reverte)

LOS LÍMITES DEL BIKINI


La delgadez y tener el cuerpo a punto es casi una obligación social de cara al verano. Es la mejor época para las consultas de los nutricionistas. Pero esta obsesión por estar en forma en una época concreta no está exenta de polémica. ¿Hasta cuándo hay que cumplir con la operación bikini? ¿Qué pasa cuando decidimos ponerle fin?
Los nutricionistas han lanzado una advertencia, tantas veces escuchada como ignorada, que avisa del peligro de someter al cuerpo a un cuidado extremo y abandonarlo de golpe. Se ha convertido en algo habitual que tras unos días de vacaciones, la gente se olvide de la 'operación bikini' llegando a engordar entre 2 y 3 kilos de media.
Desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) aseguran que durante el periodo estival la sociedad tiende a olvidar los buenos hábitos que han llevado a cabo durante el resto del año, y eso tiene consecuencias. Los expertos aseguran que el peso que se pierde rápidamente se suele recuperar igual de rápido o incluso más y eso, desde el punto de vista metabólico, es contraproducente porque podría reducir la masa corporal y por consiguiente convertirse en grasa.
Los peligros para el metabolismo
Comer fuera de casa, reunirse con familiares y amigos alrededor de una mesa y las salidas nocturnas con el consiguiente 'cubata' son algunos de los factores que ayudan a engordar durante el verano porque conseguir controlarse cuesta más que llevando una rutina alimentaria en casa.
Los nutricionistas recomiendan, en caso de no poder evitar comer fuera de casa, no consumir postre ni pan y tampoco beber alcohol durante la comida, así como mantener las manos lejos de los fritos, los rebozados y las salsas. Es tan fácil como seguir los pasos de una dieta sana y equilibrada sin pensar en el "todo vale, estoy de vacaciones, ya lo perderé cuando vuelva a la rutina".
Los expertos en nutrición han repetido hasta la saciedad los consejos para mantenerse sano y en forma durante el verano. Beber mucha agua, consumir gran variedad de alimentos, saludables y hacer algo de deporte son los mandamientos nutritivos tanto en el periodo estival como el resto del año. Pero, ¿por qué nos resulta tan difícil cumplirlos?.
En ocasiones parece que comer una ensalada, un filete a la plancha y dar un paseo por la playa es sinónimo de vida sana en verano. Pero no lo es si la ensalada se toma con salsas copiosas, si el filete es grande y si el paseo por la playa se limita a 15 minutos. El secreto está en la concienciación y en pensar que el cuerpo es el mismo durante todo el año, y por eso hay que cuidarlo ahora igual que en invierno para no lamentar las consecuencias.

Fuente: periódico La Verdad de Murcia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece, puedes comentar.